Ve arriba

Cuidar y respetar la naturaleza es esencial para nosotros. Prueba de ello es nuestra bodega, planificada y construida en las profundidades de una antigua cantera, de manera que aprovecha el frescor natural de la roca. Además, su diseño se ha basado en el principio de trabajo por gravedad, que permite llevar a cabo todo el proceso de vinificación, de la vid a la barrica, de forma natural y respetuosa.

Los viñedos de Can Axartell se encuentran en un valle al sur de Pollença, al pie de las montañas de la Serra de Tramuntana. Junto a los olivos milenarios, crecen nuestras cepas en unas condiciones climáticas únicas. Los típicos suelos calcáreos proporcionan de forma natural a nuestras vides todo lo que necesitan para su perfecto desarrollo, transmitiendo
a las uvas una mineralidad y finura características. Con pasión y entusiasmo, nuestro objetivo es elaborar unos vinos de una calidad excepcional y contribuir de esta manera a situar los vinos de Mallorca en lo más alto de la escena internacional.

Calidad y sostenibilidad son nuestros objetivos. Por ello hemos apostado por la agricultura ecológica, con unos procedimientos de elaboración respetuosos y el cultivo de variedades autóctonas, cuidando siempre hasta el más mínimo detalle. Para nuestros vinos solo utilizamos uvas en su momento óptimo de maduración, vendimiadas
y seleccionadas a mano.

Con amor, pasión y métodos sostenibles, también apostamos por las variedades autóctonas, cultivadas desde muy antiguo en Mallorca. Muchas de ellas están casi olvidadas y apenas ya no se usan en la viticultura moderna. Nuestro objetivo es cultivar dichas variedades de uva con técnicas modernas y elaborar con ellas unos vinos de gran
calidad.

Desde el principio y durante toda la vinificación, nuestras uvas son tratadas con el máximo respeto. Para ello seguimos el principio de trabajo por gravedad, denominado “Mètode Gravetat”. El proceso de elaboración comienza en el punto más alto de la bodega, donde el desplazamiento de las uvas y la pasta se consigue únicamente gracias a la fuerza natural de la gravedad, sin la utilización de bombas mecánicas. El resultado es único: unos vinos incomparables, con extraordinarios matices de sabor. Este método es muy importante para nosotros y por ello lo hemos destacado en nuestras etiquetas.

En Can Axartell el vino no es el único protagonista. También es un sitio para la cultura y los encuentros. La gente se reúne aquí para disfrutar del buen gusto e intercambiar ideas.